Los grandes líderes hacen que las cosas sucedan y mantienen a sus equipos comprometidos, felices y con un rendimiento del más alto nivel. Son, a menudo, las personas que allanan el camino hacia el éxito dentro de una organización, y desde su posición es esencial que le brinden el conocimiento necesario a su equipo para sacar lo mejor de cada miembro del personal.

Pero, cuando se comienza desde el principio, la perspectiva de desarrollar y capacitar a un equipo, puede ser abrumadora. El mejor desarrollo de liderazgo sucede con el tiempo, en un día no se crea un cambio duradero en los comportamientos individuales ni un impacto positivo en los resultados comerciales. El trabajo en torno a las relaciones laborales y el equipo debe ser constante y prolongado en el tiempo, ya que la interrupción de las acciones de liderazgo o la falta de compromiso por parte del líder puede frustrar al equipo y la credibilidad se resiente.

 

Aproveche la tecnología para ayudar a los equipos a rendir al máximo.

La falta de capacidad tecnológica obstaculiza la productividad del trabajador en su tareas, reflejándose en una mala perspectiva hacia la gestión.  Facilitar la mejor tecnología disponible al equipo de trabajo asegurará mejores condiciones, facilitando el trabajo y la comunicación con el resto del equipo. Un ordenador portátil, una cámara web, un smartphone y un VPN seguro, aseguran las condiciones mínimas para llevar adelante proyectos en equipo de manera remota.

Por otro lado, involucrar a los trabajadores, y transmitir confianza a la hora de resolver los problemas que inevitablemente presenta la tecnología es clave para servirse de la tecnología en este formato de trabajo. 

Cuando todos pueden verse, se mantiene la atención, se reducen las tareas múltiples y resulta más fácil responder a problemas y preguntas que puedan surgir. Por lo que utilizar plataformas de gestión para impulsar la colaboración y hacer que el proceso sea más interactivo y social puede permitir que los líderes repasen las habilidades del equipo, y volver a formar o apoyar en tareas clave, en caso de que su personal necesite ayuda adicional.

Una manera de trabajar con ello es dando acceso a recursos para el “momento de necesidad” a los que recurrir cuando necesiten más información o asistencia que aporten herramientas e información necesaria de manera que se fomente la autogestión y proactividad dentro del puesto de trabajo. Por ejemplo, un manual de consejos o acciones sobre cómo resolver conflictos específicos o recurrentes dentro de un puesto concreto. 

Pero se debe permitir a los líderes cometer errores, ya que suponen oportunidades de aprendizaje y crecimiento, donde desarrollen el dominio de las competencias relevantes; y los recursos web no deben ser el único acceso que dispongan los empleados para hacerlo, sino que deben tener a su líder de equipo accesible. Por tanto, en caso de que un trabajador cometa un error, se le ofrezca una retroalimentación inmediata y así como, en caso necesario, orientaciones acerca de cómo remediar la situación, asegurando un apoyo personalizado e individual basado en críticas constructivas y promoviendo una cultura de aprendizaje positiva. La clave para construir una cultura de capacitación exitosa es brindar oportunidades continuas para que cada empleado participe en su propio desarrollo y crecimiento. 

Es por ello que surge la necesidad de crear un plan de metas personalizado. Cada trabajador individual es único, por lo que es importante que tengan su propio plan de metas. Los empleados necesitan descubrir su papel en el panorama general de la empresa y de qué manera pueden alcanzar su máximo potencial y ser productivos para la organización. 

Ya que una de las situaciones más comunes dentro de entornos de trabajo remoto, es la pérdida de motivación y compromiso con el trabajo y la empresa. Se debe tener en cuenta que es más fácil que un empleado no se involucre si la organización y el equipo permite interactuar ni aportar información práctica y útil. Con una dinámica de empresa y de trabajo interactiva y relevante, los trabajadores no tendrán que esforzarse por mantener la constancia y productividad en sus puestos aunque sea de manera remota desde sus casas