Aunque la consolidación financiera sea una combinación de los estados de la empresa matriz y sus filiales, no es una simple suma de activos, pasivos, patrimonio, ingresos o gastos; sino que requiere de transacciones complejas que necesitan muchos ajustes.

Los equipos financieros de la empresa matriz y de sus filiales tienen que dedicar una gran inversión de tiempo a tareas intensivas en recursos que pueden causar retrasos significativos en el ciclo de cierre, como eliminar las transacciones intercompañía, calcular los intereses del grupo y de las minorías.

Las transacciones intercompañía son transacciones que ocurren entre dos entidades de la misma empresa. No ajustar las transacciones intercompañía resulta en estados financieros consolidados que no favorecen una visión verdadera y justa de la situación financiera del grupo. Las eliminaciones intercompañía (ICE, intercompany eliminations, por sus siglas en inglés) se realizan para eliminar las ganancias/pérdidas derivadas de las transacciones intercompañía. No se reconocen cuentas por cobrar, por pagar, inversiones, capital, ingresos, costos de ventas o ganancias y pérdidas intercompañía en los estados financieros consolidados hasta que se realicen a través de una transacción con una parte no vinculada.

Se elimina la inversión matriz en una filial anteriormente contabilizada como un activo en el balance de la matriz y como patrimonio neto en el balance de las filiales. Los beneficios retenidos de la filial se asignan proporcionalmente a las participaciones de control y no control. Durante una transacción descendente (de la matriz a la filial) la matriz vende un activo a su subsidiaria: eliminando la enajenación de activos para la empresa matriz, el activo adquirido para la subsidiaria, la ganancia/pérdida por la enajenación; restaurar el coste original del activo y la depreciación acumulada basada en el coste original.

La participación minoritaria (NCI, non-controlling interest, por sus siglas en inglés) es la proporción de capital o activos netos en una subsidiaria, que no se atribuye directa ni indirectamente a una matriz. Si bien la matriz tiene que consolidar los activos, pasivos, etc. de sus filiales en sus estados financieros, el activo/ingreso atribuible a intereses minoritarios no debe añadirse a los estados financieros consolidados del grupo. Una filial con accionistas minoritarios también debe proporcionar sus estados financieros separados.

En el balance consolidado, la participación debe ir dentro del patrimonio neto, pero separado del patrimonio neto de los accionistas de la matriz. El beneficio/pérdida del interés minoritarios también debe mostrarse por separado, en lugar de dejarlo deducir de la cuenta de resultados consolidada. Una empresa matriz podría realizar transacciones que resulten en un cambio de su participación en el capital de una subsidiaria. Por ejemplo:
– La matriz adquiere la propiedad adicional o enajena parte de su propiedad sobre una subsidiaria
– La filial recompra la propiedad del capital
– La subsidiaria emite nuevas acciones a la matriz, accionistas del NCI o terceros
Las transacciones que aumentan o disminuyen la propiedad de la matriz, pero no resultan en una pérdida de control sobre la filial relacionada (la empresa matriz aún conserva más del 50% de la propiedad de la subsidiaria) se contabilizan como transacciones con accionistas en el estado financiero consolidado.