Para muchas organizaciones, el uso de herramientas de análisis de datos, programas de análisis o software de Business Intelligence (BI) se están convirtiendo en una práctica común. La implantación de estas soluciones que tienen como objetivo tomar las mejores decisiones para la compañía, generalmente surgen de la necesidad de reemplazar la ineficiente recopilación y análisis de datos ​de las hojas de cálculo.

Por lo general, estas soluciones funcionan a nivel departamental y utilizan conjuntos de datos para ayudar a identificar tendencias y examinar valores atípicos, pero la realidad es que obtener información de los reportes no siempre es suficiente para tomar buenas decisiones.

Las herramientas de visualización de datos sirven hasta cierto punto para respaldar el plan estratégico, ya que el propio proceso de toma de decisiones es más complejo que el simple hecho de revisar la información reportada y tomar una decisión en base a la misma. 

Pasos del proceso de toma de decisiones

En general, hay varias etapas para todas las decisiones estratégicas, operativas o tácticas:

  1. Identificación del problema a resolver, generalmente una necesidad
  2. Investigación de información relevante para orientar o justificar la decisión
  3. Evaluación de opciones alternativas, factores internos y externos que pueden afectar estas opciones y el resultado potencial de la decisión
  4. La elección de la solución más viable
  5. Revisión de los resultados para ayudar en la toma de decisiones futuras

Aunque la complejidad de cada una de las etapas anteriores puede variar según el tipo de decisión, siempre hay varios factores a considerar antes de tomar la decisión final.

Veamos un ejemplo. Una empresa de fabricación quiere aumentar las ventas de un determinado producto y está considerando contratar más comerciales para lograrlo. ¿Cómo toman la decisión de seguir adelante con la contratación? El equipo de gestión tal vez podría utilizar una herramienta de BI para analizar las cifras de ventas de los diferentes productos y la capacidad de producción y combinar esta información con su propia experiencia para decidir si contratar nuevo personal o no. Pero, ¿es esta realmente la forma más eficaz de hacerlo? ¿O la más fiable? ¿Qué pasaría si el aumento de la demanda de productos generada por los nuevos vendedores en realidad creara demasiada presión para la línea de producción? Estas preguntas no son respondidas solo por la herramienta de BI, lo que crea la necesidad de información adicional.

¿Cómo una plataforma tecnológica puede proporcionar mejores decisiones?

Las plataformas que combinan la funcionalidad de análisis, simulación y reporting en una solución unificada, no sólo permiten a los usuarios realizar informes y análisis utilizando BI, sino también utilizar esa misma información para actividades de gestión del rendimiento empresarial, como el modelado y la planificación de escenarios.

Si relacionamos las plataformas de toma de decisiones con el proceso de toma de decisiones mencionado anteriormente, podemos ver por qué estas plataformas proporcionan el eslabón perdido y cierran la brecha entre los datos y las decisiones:

  • Identificación: se identifica la necesidad, en este caso el deseo de incrementar las ventas de un producto en particular.
  • Investigación: la plataforma de toma de decisiones incorpora capacidades detalladas de BI, que se pueden utilizar para analizar datos de toda la empresa. Esto podría ser cifras de ventas por producto, personal, por capacidad de producción, que se muestran en informes o paneles visuales interactivos. Esto proporciona información de fondo que podría afectar la decisión final de reclutar, pero esta información no es suficiente, para que sea realmente útil, requiere la aplicación de más análisis o conocimientos.
  • Evaluación: aquí es donde se materializa el poder de la plataforma y donde se supera el eslabón perdido entre los datos y las decisiones. Gracias a su naturaleza unificada, las plataformas de toma de decisiones pueden tomar la misma información del análisis de BI y aplicarle lógica, lo que le da al usuario el poder de evaluar rápidamente diferentes opciones al ver su efecto potencial en el negocio. Incluso se pueden preestablecer diferentes escenarios comerciales.
  • La elección: estos diferentes escenarios, y más, se pueden utilizar para proporcionar una decisión lógica y respaldada sobre la mejor manera de proceder. Debido a que los datos subyacentes se unifican a partir de fuentes en toda la empresa y se pueden tratar como una fuente única verdadera, se puede confiar en ellos como una base sólida para la decisión.
  • Revisión: finalmente, el resultado de la decisión informada se puede monitorear e informar a través del análisis de datos en tiempo real, listos para ser utilizados para informar decisiones futuras, y el proceso de toma de decisiones puede comenzar nuevamente.

Las decisiones estratégicas pueden tener un gran impacto en el éxito de un negocio, sin embargo, muchos gerentes y ejecutivos aún basan sus decisiones en una combinación de análisis de datos e intuición. Pero las herramientas están disponibles para impulsar mejores decisiones comerciales y las organizaciones que las utilizan ya están cosechando los beneficios.