A medida que la pandemia del coronavirus sigue extendiéndose por el mundo, el futuro nos continua pareciendo muy incierto. En este contexto, y debido a la recesión que ya estamos navegando, las empresas han estado trabajando la planificación de su flujo de caja. Para poder tomar decisiones comerciales con confianza durante los próximos meses y salir de forma exitosa de esta, es necesario construir un hábito de planificación del cash flow. La pregunta que nos hacemos es cuán larga tiene que ser esta planificación futura de nuestras entradas y salidas de caja. 

 

Creemos que la mayoría de empresas deben crear un pronóstico de cash flow con un horizonte de aproximadamente de un año. Si bien las predicciones para los próximos tres meses son muy importantes para ver algo inminente, una planificación de 12 meses te puede ayudar a diseñar el futuro de tu empresa.

 

Hacer una planificación por adelantado nos ayuda a responder preguntas importantes en momentos como este. ¿Será rentable mi negocio dentro de 12 meses? ¿Debo solicitar financiación adicional para ayudar a mi empresas a capear el temporal? ¿Puedo permitirme seguir pagando a toda la plantilla un salario completo?

 

Los beneficios de la previsión continua del cash flow son importantes. Os compartimos 3 pasos a seguir para construir una buena planificación.

 

  1. Ser realista con los números

 

A muchos nos sucede que tendemos a ser o muy optimistas (ej ventas) o muy pesimistas (ej riesgos) con nuestras números, pero hay que tener en cuenta que sin precisión en los datos, la planificación del cash flow puede parecerse más a mirar una bola de cristal que a otra cosa… La mejor forma de asegurarte que tus predicciones son precisas es basando los números en la realidad.

 

Sobreestimar demasiado puede conducir a déficits de capital de circulante, mientras que subestimar podría llevar a tu negocio a perder oportunidades que, en realidad, te puedes permitir. 

 

Establece las bases para la planificación del cash flow desde el principio y asegúrate de que tu pronóstico inicial se base en números precisos.

 

  1. Actualizar la planificación de forma regular

 

Un error común que generan muchas empresas al pronosticar el flujo de efectivo es crear un escenario y luego considerarlo todo ya hecho. Sin embargo, en el mundo de los negocios, las cosas pueden cambiar de un momento a otro como hemos visto recientemente.

 

La clave para mantener una planificación del flujo de caja a largo plazo es revisar los presupuestos de manera regular. Piensa en la planificación del cash flow como algo que crece y evoluciona. Requiere atención regular para prosperar y reflejar las necesidades dinámicas de tu negocio.

 

Recomendamos refrescar la información por lo menos una vez a la semana para mantener la planificación al día. Al atender regularmente la proyección, obtienes mucho más control sobre el progreso y futuro de la empresa. 

 

  1. Pregúntate qué pasa si…

 

Parte de la planificación del cash flow es pensar y definir escenarios alternativos. Con nuestra herramienta de planificación de escenarios, puedes planificar diferentes escenarios, desde los más positivos a los más negativos. Sea cual sea lo que sucede después, debemos de estar preparados y saber qué hacer ante un escenario así.

 

Diferentes escenarios que debemos de contemplar: grandes subidas de las ventas, pérdidas de clientes importantes, pérdida de una fuente de financiación, contrataciones y despidos de personal… una planificación continua puede ayudarte por ejemplo a comprender si necesitas reducir costes ahora para sobrevivir a largo plazo.

 

En resumen: utilizar números preciso, hacer actualizaciones constantes y planificar escenarios. Estos son tres elementos vitales a la hora de construir una buena planificación de nuestro cash flow. Lo mejor es empezar cuanto antes a construir este hábito que es determinante para el futuro de las empresas, tu negocio lo agradecerá.