Existen varios motivos por los que te has podido lanzar a emprender. Puede que quieras dedicarte a tu pasión, o que quieras mostrar tus habilidades y talentos, o quizás incluso quieras revolucionar el mundo. Independientemente del motivo por el que hayas decidido emprender, siempre habrá un objetivo que compartirás con los demás negocios; generar ingresos. Sin embargo, el problema es que los ingresos por sí solos no son un buen indicador de éxito; a veces puede ser más beneficioso observar el flujo de caja, ¿Cuáles son las mejores formas de administrar el flujo de caja?

  1. Comprender de dónde viene el dinero y hacia dónde va

El primer paso hacia una gestión exitosa del flujo de efectivo para nuevas empresas, es simplemente comprender dónde entra y dónde sale tu efectivo. Los estados de flujo de efectivo, que las pequeñas empresas pasan por alto regularmente, pueden ser muy beneficiosos para destacar las “entradas” y las “salidas”, pero también hay una serie de áreas específicas que es importante analizar. En términos de entradas, considera el ingreso promedio por cuenta y el valor de vida del cliente; para salidas, se mira el coste de adquisición del cliente y su tasa de abandono.

  1. Echa un vistazo a la imagen más grande

El análisis financiero, ver los estados de flujo de efectivo, por ejemplo, es vital para las nuevas empresas, pero no es el “Santo Grial” de una gestión exitosa del flujo de efectivo. Esto se debe a que estas declaraciones pueden estar fuertemente influenciadas por muchos factores externos; algunos pagos atrasados ​​a sus proveedores pueden sugerir un mejor estado financiero, mientras que los costes únicos, como la compra de nuevos equipos para su inicio, pueden hacer que parezca que estás en números rojos. Echa un vistazo al panorama general y considera aspectos más amplios como la rentabilidad.

  1. Mantente al tanto de lo que pasa

Hay muchos problemas comerciales que las empresas tienen en común, si bien no son específicos de las startups, pueden afectar a una startup mucho más que una empresa más grande y establecida. Una de estas cuestiones se relaciona directamente con las cuentas a cobrar. Si bien un pago tardío de un cliente puede ser frustrante, para las startups que dependen en gran medida de estos pagos, un pago tardío puede convertirse en un gran problema de tesorería. Mantenerse al tanto de las cosas es vital.

  1. Desarrolla un plan de gestión de flujo de efectivo

Uno de los consejos más efectivos para administrar el flujo de caja es simplemente desarrollar un plan de análisis del cash flow realista. Si bien cada plan diferirá según las necesidades comerciales individuales, las características estándar de dicho plan incluyen la identificación de obstáculos, el reconocimiento de los gastos operativos diarios y la preparación para generar un flujo de efectivo general positivo. Las startups también se benefician de la sólida documentación creada por un plan de gestión de flujo de efectivo; Una herramienta beneficiosa para atraer inversores.

  1. Medir las métricas financieras

Como startup, es tentador quedar atrapado solo en los ingresos. Después de todo, los ingresos son un buen indicador de alcance y de valor para el público objetivo. Sin embargo, los ingresos no siempre son una buena métrica para analizar cuando se trata de ver el éxito financiero y las perspectivas. El flujo de caja puede ser mucho más valioso.