Cada vez más, las empresas optan por la aplicación de nuevos procesos y  herramientas que les permitan seguir con la evolución del mercado. El trabajo remoto ofrece a los empleados la oportunidad de trabajar desde sus casas, o desde cualquier lugar donde se sientan más cómodos, de manera flexible, generando grandes beneficios tanto para el trabajador como para la propia empresa.

Éstos son 7 de los beneficios que una empresa puede obtener al incorporar la opción del trabajo remoto para sus trabajadores.

  1. Mayor productividad

Un motivo por el cual las empresas son reacias a aplicar la opción del trabajo remoto es pensar que si dejas que un empleado trabaje desde su casa, seguramente reducirá las horas de su jornada laboral y se distraerá con mayor facilidad. O, que en caso que haga algo de trabajo, el rendimiento no será el mismo debido a las múltiples distracciones.

Sin embargo, numerosos estudios demuestran justo lo contrario. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard demostró que los empleados que trabajan desde su casa son más productivos que aquellos que trabajan en la oficina. El estudio midió los niveles de productividad de los empleados de la Oficina de Patentes de Estados Unidos y se observó que los empleados que trabajaban desde casa o su sitio de preferencia eran un 4.4% más productivos que sus compañeros que lo hacían en la oficina.  

  1. Ahorrarse desplazamientos

Empezar el día parado en un atasco media hora o apretado en un vagón donde casi no se puede respirar no es sin duda la mejor manera. Independientemente del tipo de transporte o del tiempo de trayecto, el desplazamiento diario a la oficina contribuye de forma significativa en las ausencias laborales y al nivel de productividad. Es más, aquellos empleados que dedican más de 90 minutos en desplazarse hasta la oficina tienen un porcentaje más elevado de renunciar a sus trabajos. 

Permitir que los empleados trabajen desde sus casas ayuda a aumentar la permanencia, ganando tiempo y dinero que la empresa podría reinvertir en nuevos contratos o formación para sus trabajadores. 

  1. Mejorar situaciones inesperadas

Hablando de ausencias de los empleados, ¿qué sucede con la productividad en la oficina cuando varias personas están ausentes el mismo día? Claro, todos los demás toman el relevo, pero ¿entonces qué? ¿toda la oficina se pone al día durante una semana?

Permitir que el personal trabaje desde casa significa que están trabajando, incluso cuando no pueden ir a la oficina. Ya sea debido a un evento meteorológico inesperado, largos viajes diarios, al cierre repentino de carreteras o incluso una emergencia personal. Permitir que los empleados trabajen desde casa permite equilibrar la vida laboral y la personal, permitiendo a los trabajadores estar enormemente satisfechos de la actividad que desarrollan y de la empresa en la que trabajan.

  1. Es más ecológico

Tener una oficina física es menos ecológico. Si calculamos los suministros que gastamos para operar, juntamente con el consumo de los equipos y el material de oficina que consumimos (como papel, cartuchos tinta o otros materiales), el impacto en el medio ambiente no es beneficioso. Un dato interesante es que casi el 11.6% de las emisiones de de gases que afectan el efecto invernadero provienen de las oficinas.

A su vez el desplazamiento de los trabajadores  es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, según la EPA. Un estudio realizado por Global Workplace Analytics y FlexJobs descubrió que los casi 3.9 millones de trabajadores que hacen trabajo remoto evitaron que 3 millones de toneladas de gases que producen el efecto invernadero salieran a la superficie.

  1. Reducción de costes

Es genial tener a todo el equipo ubicado en una misma oficina, donde se pueda colaborar y pasar un tiempo maravillosos con todos ellos. Pero todo esto tiene un precio, en el alquiler, los suministros y el equipo de la oficina. ¡Tener una oficina virtual prácticamente reduce todos esos gastos a cero!

En 2015, Xerox, que ha permitido el trabajo en remoto durante 30 años, descubrió que permitir el trabajo desde casa les ahorra casi $10 millones al año. Y, un estudio de Harvard encontró que la Oficina de Patentes ahorró $38.2 millones en gastos de oficina.

Si ahorrar dinero en alquiler y gastos generales no es suficiente, ¿por qué no añadir también costes salariales? Otro estudio de Global Workplace Analytics descubrió que el 36% de los empleados elegiría trabajar desde casa en lugar de tener un aumento en su salario, y que el 37% de los profesionales de los departamentos de tecnología estarían dispuestos a reducir su salario un 10% si pudieran trabajar desde casa.

  1. Mayor mercado laboral

Un beneficio que a menudo es pasado por alto del trabajo remoto es que no está limitado por la geografía. En general, se puede contratar a alguien sin importar dónde viva, lo que significa que las empresas que permiten el trabajo remoto pueden elegir cualquier trabajador del mundo, evitando también los gastos de reubicación.

  1. Satisfacción del trabajador elevada

La Super Encuesta de FlexJobs en 2019 descubrió que el 80% de los empleados serían más leales si tuvieran opciones de trabajo más flexibles, incluidas las opciones de trabajo desde su casa. Cuando le das a tus empleados la capacidad de personalizar su horario para que puedan equilibrar mejor su vida profesional y su vida personal, sucede algo interesante: se sienten agradecidos. A su vez, su gratitud se manifiesta en forma de lealtad hacia la empresa. Un personal leal equivale a una gran productividad y una disminución de la rotación, lo que, como cualquier empleador sabe, es un gran ahorro en lo costes.